REVISTA DAMASCO

La piel y el carozo

Vonnegut: la risa del animal herido

Desayuno de Campeones

Kurt Vonnegut

La Bestia Equilátera, 2012.

303 páginas. $129,-

Que una obra del genial autor norteamericano Kurt Vonnegut (1922-2007) se vuelva a publicar en Argentina es una gran noticia. Desayuno de Campeones vuelve en una cuidada edición de La Bestia Equilátera, con un precioso arte de tapa a cargo de Liniers.

El argumento lleva a un cada vez más paranoico Kilgore Trout a salir de su encierro al ser invitado al Festival de las Artes de Midland City por el millonario Eliot Rosewater, un punto de llegada imposible que impulsa el caótico relato que se propaga como esas “sustancias malas” de nuestras mentes que nos hacen obrar de manera aberrante.

La séptima novela de Vonnegut, escrita en 1973, se presenta como un caótico y liberador legado del autor, quien decide “vaciar su cerebro de todo lo conocido” al cumplir 50 años y lo celebra con algunos de los personajes de sus novelas anteriores, en particular con el decadente escritor de ciencia ficción Kilgore Trout en un juego de autor/personaje, creador/criatura que remite a Seis personajes en busca de un autor, de Pirandello o a Niebla, de Unamuno.

La única diferencia entre un animal y un hombre son las heridas. Los hombres no acostumbran tenerlas y cuando las tienen se vuelven más animales. Vonnegut, sin duda, era un animal herido. Por eso vale una advertencia, la risa es por momentos triste en esta obra, pero también es lúcida e inevitable. Es la risa del hombre herido.

Desayuno de Campeones es una obra de la madurez, entendida como el momento bisagra en el que Vonnegut toma perspectiva sobre el absurdo del mundo y trata de desandarlo para abrazar el caos. Se burla de la historia, no sigue reglas, llama goteras a los espejos, especula con una humanidad autómata sin un libre albedrío: escribe lejos del pesimismo de la distopía La pianola, o la complejidad narrativa de Matadero 5, le regala al lector una novela por momentos aforística plagada de dibujos hechos por él de bombachas, banderas, anos, castores, lápidas, etc. En una palabra, hace lo que se le antoja y lo hace de manera sublime.

Anuncios

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20 mayo, 2013 por en Reseña y etiquetada con , , .

Archivos

Follow REVISTA DAMASCO on WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: