REVISTA DAMASCO

La piel y el carozo

Julián Urman: “Me siento como un Da Vinci descontrolado del siglo XXI”

Julián Urman: Foto Luis Sens

Julián Urman: Foto Luis Sens

Por Guillermo Tangelson

Pese a lo que muestra la foto en la que Julián Urman luce pelado y con mirada demencial (una foto de un pasado no muy lejano), en vivo exhibe una melena indomable, una barba esponjosa y, eso sí, la misma mirada demencial. Ocurre que, apenas comienza a hablar, Urman se convierte en una especie de monje zen. Su tono es sereno, apacible. Una típica trampa de escritor. Nos disponemos a hablar con Urman de la novela que va a publicar con Tamarisco, de la marihuana, la muerte, la CIA, la pornografía, la inmortalidad, el matrimonio igualitario y el whisky.

Ravonne, tu primera novela, es una frenética y perturbadora caída libre, políticamente incorrecta desde todos sus ángulos. Tu nueva novela relata lo que pasa tras la caída de un suicida en el techo de una plantación de marihuana. ¿Cómo es el paso de una propuesta a otra?

Entre una novela y otra pasaron más de ocho años, en relación a tiempos de escritura. Si intento trazar una línea lo primero que descubro es que no me alcanza el whisky. Lo segundo que descubro es que ya no tomo whisky. Lo tercero que descubro es un vaso de whisky en mi mano. Lo cuarto que descubro es un vaso vacío que ya no es de whisky (en mi mano). Lo quinto es que publicar novelas, en mi caso, parece llevar demasiado tiempo, y esto me hace pensar directamente en el suicidio. Lo sexto es que ya no tengo aquel cultivo de marihuana sobre el que cayó el suicida, y descubro que lo extraño. Más que nada porque las plantas tienen esa forma natural de cagarse en el paso del tiempo, o mejor dicho les chupa un huevo el tiempo en términos humanos; digo, ese tiempo que se mide en vasos de whisky. Creo recordar que dejé el whisky a causa y consecuencia de un problema intestinal. La paradoja es que dicho problema reclama pensar en dos tiempos: el hoy y el mañana. Por lo tanto me lleva a considerar la existencia de dos versiones de mi mismo en un simultaneo no consecutivo: la versión que hoy toma whisky y la versión que mañana paga las consecuencias. Lo séptimo que descubro es que escribir novelas se parece, para mí, en esta particular coyuntura del tiempo, a ese asunto del whisky: escribir una novela es fácil en relación al problema que significa publicarla. Tomar whisky es fácil en relación al problema que significa digerirlo. Desde esa perspectiva el suicidio no parece tan mala idea. Lo cierto es que todos vamos a morir y quizás convenga acelerar un poco el trámite. En esta novela, la del suicida, el protagonista soy yo, así que para garantizar su publicación, tomando el caso de la novela que se está por publicar es posible que la mejor estrategia sea suicidarme. 
Respecto de la incorrección política: sí, me copa y mucho.

La droga y el suicidio en sí parecen algo secundario en una obra que propone una reflexión casi dostoievskiana sobre el ser humano, ¿hay algo de eso?

No.

Podríamos decir que alguna vez caminaste la oscuridad. ¿Cómo fueron esos días y cómo lo ves a la distancia?

Linda época. Ser joven está bueno. Lástima que todo se termina.

Volvés a editar en Tamarisco. ¿Qué opinión te merecen las editoriales independientes recientes?

Falta más inversión de la CIA.

Tus obras tienen una estructura dramática que remiten a tu oficio como guionista.

Mi carrera de guionista funciona mejor cuando trabajo para el porno. Lamentablemente, no me llueven las ofertas.

También tenés una banda de música. ¿Querés contar algo de esa faceta? ¿Podemos decir que sos un Da Vinci descontrolado del siglo XXI?

Sí, me siento como un Da Vinci descontrolado del siglo XXI, a pleno. En el futuro se escribirá El código Urman. El autor será Dan Brown, porque los ricos pronto tendrán acceso a la inmortalidad. Te paso un link de la banda: http://caprichovol1.com.ar/

¿Qué reacción esperás que genere tu nueva novela?

Espero que genere una ola descontrolada de casamientos. Ya sean gays o de los otros. Y espero que mucha gente le ponga a su hijo “Julián Urman”.

 

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 5 julio, 2013 por en Entrevista.

Archivos

Follow REVISTA DAMASCO on WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: