REVISTA DAMASCO

La piel y el carozo

Patricio Pron: “Leer complica muchísimo las cosas”


03
Por Gema Palma Moreira

I
Si vemos a la vida como una historia que se extiende sin un solo punto final ni uno seguido, podríamos asemejarla con toda la literatura escrita y la que está por escribirse. Las dos están llenas de relatos que conviven con nuestra existencia día a día, e igual que cuando uno escoge qué leer en un momento determinado de la vida, también escoge qué hacer con ese momento. Al final todo se basa en una elección y La vida interior de las plantas de interior (Mondadori, 2013) explora esos momentos vulnerables en el que las decisiones que se toman pueden marcar toda una vida. Patricio Pron (Santa Fe, 1975) es un escritor argentino con un lenguaje universal: “Me gusta que mis libros tengan esa especie de tono neutro, esa especie de transparencia, que caracteriza a las traducciones con las que yo aprendí a leer. Es una pequeña aspiración mía y me la permito en buena medida por la suerte que tengo de formar parte de una tradición literaria cuyos lectores saben muy bien que es una ingenuidad creer que la lengua cotidiana tiene que ser reproducida por la lengua literaria”, explica desde España, donde vive en la actualidad.

¿Cómo influye la distancia geográfica entre Argentina y Europa?

Verás, yo sigo pensando en mí mismo como en un escritor argentino y, en ese sentido, aspiro a ser leído en Argentina y escribo libros cuyos lectores “naturales” son argentinos; luego sucede que mis libros son publicados en otros sitios y producen otros efectos que, por no haber sido previstos por mí, hacen que publicarlos sea mucho más interesante (y las dificultades de ser un escritor público, más llevaderas); pero esos efectos caen del lado del remanente, de lo imprevisto: lo previsto (lo único previsto, podría decir) es que los textos que escribo intervengan en discusiones argentinas beneficiándose de la distancia obtenida por vivir fuera desde hace años, ya que a veces esa distancia permite ganar una perspectiva que no se tiene cuando se vive “en” el territorio y se está bajo la influencia de sus discusiones, de sus prejuicios o de sus ideas preconcebidas.

II
Los cuentos de La vida interior de las plantas de interior relatan breves encuentros que se producen entre sus personajes, y cómo esos encuentros conforman extrañas cadenas de acontecimientos, casi tan extraños como los mismos personajes.  Estos relatos  pueden leerse en el sentido paradójico que el mismo título del libro sugiere: pretenden exteriorizar  de lo que examinan, pero no en su totalidad.

¿Por qué escogió cuentos de extensión tan breve para La vida interior de las plantas de interior?

Escogí esos cuentos basándome principalmente en tres criterios: que hubieran sido escritos en el mismo período (entre 2008 y 2012), que ofrecieran al lector la posibilidad de acceder a un tipo de literatura que yo no había practicado antes y, finalmente, que propusieran nuevas formas de narrar o formas que no venían utilizándose en la literatura reciente en español. En ese sentido, quizás no funcionan; pero, si funcionan, tal vez lo hagan posibilitando una discusión acerca de lo que se escribe en este momento, no sólo de lo que yo escribo, en ese idioma y sobre qué es lo que esa literatura nos dice acerca del presente.

LaVidaInteriorDeLasPlantasDeInterior
III
A propósito de la literatura y su milagro y condenación, los lectores solemos hacer propios los libros que nos conmueven: “sientes que el relato te habla a ti y solo a ti, que tú eres el único destinatario y que el cuento te agarra de los pelos y te arrastra consigo”. Pero si todos tenemos una vida y la vida se asemeja a la literatura, ¿por qué no todos somos escritores? Entre los que escriben y los que vivimos quizás hay una diferencia de intensidad, que como explica Pron, les hace comprender situaciones que surgen de la experiencia a través de las palabras. A eso le suma también una diferencia en el acercamiento al asunto del relato: “Ahora sucede en la imaginación de los lectores, ocupa su tiempo durante los minutos que están leyéndola y, si soy afortunado, algún tiempo más, cuando se acuerdan de ella. No importa si aquello que uno narra le ha sucedido a uno: desde el momento en que es leído nos sucede a todos, a cada uno de nosotros de formas diferentes, y la confección de ese tipo de experiencias colectivas es todo el sentido de la literatura”, dice el autor de La vida interior de las plantas de interior.

Si para Pron “solo el dominio de la técnica mediante el ejercicio incesante convierte a uno en un buen intérprete de sí mismo y de los demás, es decir, en un escritor”es válido preguntar: ¿tan alejada de la realidad está la narrativa de ficción? De estar en lo correcto, Patricio Pron también estaría cuestionando instancias que conviven con la literatura, como los concursos o los críticos que juzgan a los autores y sus libros aún sin haberlos leído.

¿Cuál es el objetivo de subrayar esos funcionamientos que se presentan como anómalos en el campo cultural?

No me parecen comportamientos anómalos en el campo cultural; más bien son prácticas habituales, y el objetivo al hablar sobre ellas (además de reírme de ellas y de quienes las practican, por supuesto) es poner en cuestión esas prácticas, que facilitan las cosas (de hecho, no hay nada más simple que juzgar sin leer; leer complica muchísimo las cosas, además de requerir tiempo y esfuerzo y algo de talento) pero las devalúan.

IV
Lo que nos queda a nosotros como lectores no es poco: Aparte de identificarnos con las soledades, las obsesiones y los desencuentros de los personajes en cada cuento, cosas comunes pero que aún logran sorprendernos, podría quedarnos empezar a vivir un poco como aquel escritor que se ha decido a escribir de la forma en que le han dicho que no se debía hacer, contra toda objeción, contra la opinión general, contra el sentido común. Al fin y al cabo, la vida interior de cada uno, lo que intentamos no exteriorizar, no esta tan alejada de lo que plasman los escritores en la literatura, y Pron logra, escribiendo, colocar en el exterior las cosas que deben ir en el exterior, como las plantas.

02

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 30 julio, 2013 por en Entrevista, Nota.

Archivos

Follow REVISTA DAMASCO on WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: