REVISTA DAMASCO

La piel y el carozo

Feminismo descontracturado

como-ser-mujer-ebook-9788433927828

Por Gema Palma Moreira

Cómo ser mujer
Caitlin Moran
Anagrama, 2013
354 páginas

El nivel oculto de la locura femenina
Se supone que las mujeres tenemos que rendirle más culto a los tacones que a nuestro propio cuerpo o ideas. Se supone también que tenemos muchos más tacones que cuerpo o ideas. Se supone que somos las débiles, las sentimentales, las que deseamos ser princesas y encontrar un príncipe azul que no se destiña con la primera lavada.

Catlin Moran (Reino Unido, 1975) en Cómo ser mujer, nos detalla de forma autobiográfica la estoica pero a la vez caótica y confusa tarea de ser mujer. El matrimonio, la familia, la educación, el trabajo, el amor romántico, el sexo, son narrados en ese tono irónico y desvergonzado que nos ayuda a la reconstrucción de escenarios cercanos y reconocibles. Una vez leído sería inútil minimizar su influencia.

El feminismo acaba siendo invocado en tantos contextos inadecuados que, quien no estuviera al tanto de sus objetivos principales he intenta averiguarlo por las conversaciones que lo rodean, creería que es una combinación espectacularmente poco atractiva de misandria, amargura e hipocresía, como argumenta la autora. La ligereza de su narración nos sitúa en el contexto actual en que toda mujer se desenvuelve y la alienación en la que participamos, quizás sin estar totalmente conscientes de ello. Cómo ser mujer desarrolla temas tan superficiales como depilarse o no, y tan trascendentales como ser madre o no.

Pasando por la crítica a la industria porno, las princesas de Disney y la satanización del aborto, Moran se refiere al machismo irónico describiéndolo como “aquellos comentarios que tienen algo de punzante, molesto, mezquino”; donde hay una especie de elemento destructivo, que no es visto como machismo sino como una gracia de la que, aunque seas la agredida, también tienes que reírte: “Un misógino encubierto tiene un amplio abanico de palabras, comentarios, frases y actitudes que puede utilizar para menospreciar sutilmente a una mujer sin que en ese momento sea evidente que es eso lo que está haciendo”.

La eterna lucha Hombres vs. Mujeres es planteada como Ganadores vs. Perdedores. Para Moran casi todo el machismo se debe a que los hombres están acostumbrados a que seamos las perdedoras. Asimismo, la importancia que le damos al hecho de tener pareja, y la obsesión con la idea del amor y las relaciones: “Lo cierto es que pongo tanto empeño en estar enamorada que cualquier hombre entre unos tres millones podría ser Él”, dice Catlin explicando la convicción femenina de sostener que nada es lo que parece en el amor.

Moran muestra un feminismo desestructurado, no como un conjunto de reglas sino con historias que sirven como herramientas que nos permiten analizar las cosas y saber si lo que ocurre es algo justo o no; como la convicción de que las mujeres debemos ser tan libres como los hombres por muy chifladas, estúpidas, crédulas, mal vestidas, gordas, vagas y engreídas que seamos. Se trata de pensar quienes somos y qué vamos a hacer para encontrar un escenario amable, sin prejuicios.

Como ser mujer gira sobre temas universalmente humanos, pero desde una perspectiva cultural concreta. Nos encontramos con ingeniosos diálogos sobre el sexo, el amor y el matrimonio, por un lado; y el papel de la mujer en esos temas, por el otro. Pero por encima de eso está presente un tratamiento desenfadado, con humor. Tal vez no sea una obra maestra sobre el feminismo, pero su empática y entretenida narrativa hacen del libro toda una buena experiencia.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada en 13 septiembre, 2013 por en Reseña y etiquetada con , .

Archivos

Follow REVISTA DAMASCO on WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: