REVISTA DAMASCO

La piel y el carozo

Arlt y la ciudad oculta

564689_400520763389473_1322373204_n
Patricia de Elias

Las Ciencias Ocultas en la Ciudad de Buenos Aires
Roberto Arlt
CHINA Editora
Págs. 111

Misteriosamente seducido por un joven sabio, así comienza Roberto Arlt el relato de  su libro Ciencias Ocultas en la Ciudad de Buenos Aires a principios del siglo XX.  El texto fue publicado por primera vez en la revista  porteña Tribuna Libre como ensayos que abordan temas como metafísica, teosofía, magia, reencarnación y hasta la posibilidad de profetizar a Hitler desde la  astrología en “1939 en el horóscopo de Hitler”. Ahí leemos: “Creed en Adolfo Hitler. Él es el enviado”. Escuchando a su maestro y con una profunda admiración, Arlt transita el mundo de los yoghis, los faquires, las Logias Blancas, los vampiros, el Hatah y Raja yoga. “Se era casi un teúrgo”, dice Roberto Art, describiendo los maravillosos poderes que adornaban el espíritu de aquellos que se adentraban en el mundo de la magia.

Con ojos de niño escucha y, a medida que se sumerge en los misterios del lenguaje teosófico y toma conocimiento de las distintas doctrinas, desea alcanzar esa perfección espiritual para ser el hombre maravilloso desprovisto de toda miseria humana. De esa manera, su espíritu se elevaría comulgando con doctrinas humanitarias sin distinción de raza o sexo. Mientras prepara su mente para poder apresurarsu evolución y ascender, conmocionado logra “ver” y vertiginosamente desciende a las zonas oscuras, donde monstruosidades obscenas  alucinan sus escritos. El relato “El período de Alucinaciones” conlleva un vocabulario donde plasma sobre vientres glutinosos y mujeres sin cabeza expresiones repugnantes, sensualidad y alucinaciones que según citas de los doctores Kraff-Ebing pueden conducir al crimen “con sus alas negras y silenciosas”.

Desde la admiración a la repugnancia y con la obsesión de desmitificar cualquier teoría y a cualquier maestra esotérica, como  Elena P. Blatavasky, opta por escribir también parte de su biografía, nombrando autores que declaren sobre su moralidad y también sobre su obra maestra, La Doctrina Secreta, para desmembrarla.

Roberto Arlt  hábilmente consolida la política y la religión para terminar manifestando, casi ya como un profeta, que el futuro de la civilización debe consistir en la “perfección del orden social”. Manifiesta sin piedad, en “Tierras fecundas”, la adicción de los alemanes hacia el ocultismo y marca  el  comportamiento en que incurren cuando el péndulo del reloj abandona la estabilidad económica y caen en la miseria. Es en ese momento cuando prosperan teósofos, astrólogos e iniciados y cuando el hombre alemán desesperado e inundado de angustia consulta por el destino y se pregunta: ¿por qué y para qué?  De igual manera, Novalis, el poeta romántico alemán, había escrito antes del 1800: “Fate and Soul are two names of the same principle”.

Artl termina su obra con dos artículos sobre odios y venganzas inconscientes que se reencarnan en cuerpos que deben asesinar para finalizar su karma. Y así como al comienzo es el propio autor quien asegura que le será infiel al maestro, es esa infidelidad el elemento que recorre toda la obra, en especial cuando se trata de redimir cualquier ciencia oculta en la ciudad de Buenos Aires. Desilusionado, Arlt dirá: “Abandoné para siempre todo estudio de las ciencias que se ocupan del mas allá…”.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada en 17 septiembre, 2013 por en Reseña y etiquetada con , .

Archivos

Follow REVISTA DAMASCO on WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: