REVISTA DAMASCO

La piel y el carozo

Lúcida agresividad mediterránea

tapa

Por Sebastián Rodríguez Mora

Recuerdos de Córdoba/ Flavio Lo Presti

China Editora

Se trata de un libro sobre el extraño oficio de leer mucho, escribir poco y hacerlo mal. No se confunda quien esté leyendo esto: aquí reside el indudable acierto de Recuerdos de Córdoba. Flavio Lo Presti desgrana en sus casi 200 páginas una imagen para la cual no hace falta mucho esfuerzo de imaginación, porque somos muchos los que la transitamos y probablemente lo sigamos haciendo. Es vivir el equívoco, el error, “el papelón (…) la única experiencia intensa que nos queda” para citar con el autor a César Aira. Un recorrido por lo que ocurre en el orbitar de la escena literaria argentina, donde una vez cumplido cierto número de circunvoluciones se saca como conclusión que tiene bastante de embole y autocanibalismo.

También es un libro para y por la neurosis. En esta recopilación de crónicas publicadas en su mayoría para la columna del suplemento cultural del diario cordobés La Voz del Interior, prefiere denunciarse los pasos en falso y las torpezas que lo arrastraron, al parecer, hasta llegar a la posibilidad de su primer libro. Con evidente interés en remarcar el desorden de las experiencias, la sucesión sobre el cholulismo profesional por los nombres destacados de literatura en ocasión de congresos, Ferias del Libro y otros eventos lo ubica constantemente al costado en un lugar híbrido, como persiguiendo por colectora lo que está pasando a toda velocidad por el carril rápido en la autopista de lo que puede entenderse por éxito o épica. Ser boludeado por Piglia en público, un fugaz y memorable apadrinamiento de Fogwill, descubrir el seseo de Washington Cucurto, pasar una tarde feroz en una quinta con Carlos Busqued: “De espaldas a nosotros estaba Busqued: gigantesco, de bermudas y zapatillas y, sobre todo, apuntando con un rifle. Escuché la detonación y vi la espalda de Busqued moverse en un ligero sacudón, y después lo vi darse vuelta y saludar con su típico pulgar en alto. Se había dejado un bigote como un manubrio invertido, metalero, y no parecía estar de humor para hablar de literatura con nadie. Yo llevaba un Scrabble en la mochila y me sentí un imbécil.”

A lo largo de todo el libro está instalado un recurso indestructible: la humildad en la narración. En perspectiva, el relato de la pobreza y la escasez de castigada clase media va contaminando beneficiosamente el relato de cualquier cosa que pase. Todos los ideales adolescentes de vivir una vida de letras van derrumbándose ante la más pura realidad de freelancer precarizado y docente secundario, con un padre mitológico de anécdotas que articula gran parte del libro desde su resentimiento para con la vida mundana y aplastante de La Docta. Es en este punto donde se va corriendo el centro del protagonismo, porque son las delirantes aventuras de su padre las que dinamizan las crónicas de Lo Presti hacia esa “forma tan ineficaz de periodismo”: un relato confesional ya no tan lateral a su vida, sino con el objetivo puesto en cómo se repone el escritor potencial que lo habita ante lo que pasa por fuera del oficio en el día a día. Y no es un intento para que andemos llorando por los rincones de sus desventuras, porque en el estilo está omnipresente el humor, y de ahí a la identificación lector-narrador sólo hay un paso.

La humildad es indestructible, entonces, porque el autor acepta que reseña con despiadada violencia libros ajenos en parte porque nunca terminó el suyo, o porque un viaje a Cartagena de Indias con la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano es un relato sobre cómo quedarse sin plata en minutos. Y estos sólo son algunos ejemplos. Si antes hablábamos de contaminación, no hay acá una porción de toxicidad; al contrario, con esas coordenadas Recuerdos de Córdoba ubica una nueva mirada del campo cultural. Siempre lateral a la literatura con mayúsculas, pero en conclusión y mediante este tipo de recursos abriendo un originalísimo camino a ella.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada en 9 octubre, 2013 por en Reseña y etiquetada con , , .

Archivos

Follow REVISTA DAMASCO on WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: